Seleccionar página

Cerrajeros a Domicilio
Por la propia especialidad del material, son puertas que ameritan un procedimiento especial, que aunque no es muy difícil, es necesario hacerlo de forma correcta, a los fines de poder hacer un trabajo limpio, pero sobre todo, un trabajo que pueda ser duradero en el tiempo sin necesidad de acudir a un cerrajero de confianza.
Los materiales que necesitas son los siguientes:
Hoja con marco
Cemento rápido
Pollo con manilla incluida
Cincel
Palustre
Destornillador
Nivelador
Cuñas de sujeción
Martillo
Gafas y guantes de protección (Muy importantes)
Nunca se debe abrir la puerta antes de ser colocada, ya que corremos el riesgo de desprender las piezas que aseguran el buen posicionamiento de la puerta. Debemos comprobar que el hueco donde vamos a poner la puerta sea el mismo que el de la puerta, para de esta forma todo quede bien posicionado.
Además, debemos también comprobar que la cerradura o chapa contenga todos sus seguros o giros estables, y que se puedan fácilmente destrancar o trancar.
Desplegamos las garras que van atornilladas en la parte superior del marco, hacemos los mismos con las que van en forma deslizante en el marco, deben ir todas bien distribuidas, debido a que al no tener bisagras, este es nuestro agarre, una debe ir lo más próxima al suelo, nos posicionamos en el marco en conjunto, marcamos la posición de las garras en la pared.
Y luego empezamos con el martillo y el cincel a realizar los agujeros, para que pueda entrar de forma plena la puerta sin ningún problema, debemos ir marcando unos siete milímetros sobre la puerta, de manera que hagamos unos cortes secos pero eficientes.
Fijamos las garras que hemos establecido con anterioridad luego de haber abierto todos los huecos y con cemento rápido las estableceremos de forma permanente en ese punto.
El siguiente paso que debemos realizar, es básicamente rellenar todo el perímetro del marco con respecto a la puerta, para así poderle dar el acabo y la fijación que estamos buscando, este paso debe realizarse con mucha paciencia y al mismo tiempo con detalle y calma, para que ese mismo perímetro quede todo cubierto.
Esperamos que el cemento rápido se seque de por completo, y el próximo paso a seguir es abrir la puerta, ingresamos la llave a la cerradura, y luego bajamos la manilla, y se va a desprender un rectángulo de plástico que ayudo a que los seguros de la chapa se mantuvieron estables.
Algunas de estas puertas tienen un corta viento, que se sitúa exactamente en la parte más baja de la puerta, y que trae una palanca lateral para sacar o meter ese plástico. Además, debemos instalar el pomo y la mirilla, llamado también coloquialmente como ojo mágico.
Ya para culminar lo que nos queda hacer son retoques un poco más decorativos, de acuerdo al modelo de puerta de metal que hayas elegido. Y de esta forma es cómo puedes fácilmente instalar la puerta de metal en tu casa, más fácil de lo que pensabas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies